Buenos-Aires – Février 2012

Del lado izquierdo de la mesa, sentados, de izq. a der.: Mario Aprile, Osvaldo Bettachini, Laura Babyaczuk, Nelson Morales, Alex Gómez, Paulo Quiela y Javier Stagnaro. Parados: Iván Orenstein, Mario Lupo y Martín Muller. Del lado derecho de la mesa, sentados, de izq. a der.: Horacio Sorbaro, Lucas, Alexis Yarde-Buller, Osvaldo Capizzi, Rubén Morales y Edgardo Stekar. Parados: Daniel Postizzi y Raúl Sokolowski.

La reunión RIO54 de febrero de interesados y estudiosos en el tema ovni se realizó con el entusiasmo que se renueva en cada uno de nuestros encuentros. En esta oportunidad con la asistencia por primera vez de Lucas (se nos traspapeló el apellido), que reside en el oeste del Gran Buenos Aires y manifestó su interés por la informática y la historia. También apasionado por la historia y la prehistoria es Paulo Quiela, quien además se dedica a fabricar unas hermosas lámparas artesanales (ver en Facebook “Lámparas Atómicas”). El tercer visitante inaugural a RIO54 fue Osvaldo Capizzi, quien llegó invitado por el consecuente Raúl Sokolowski y habló sobre su enfoque sobre el tema ovni. Como es costumbre, quienes llegan por primera vez a la mesa de RIO54 son siempre bienvenidos.

Fueron variados los asuntos que encendieron la conversación, entre ellos los relacionados con la historia antigua y la prehistoria, con interesantes aportes de Lucas, Paulo Quiela, Mario Aprile y Javier Stagnaro. En cambio Alex Gómez comentó sus hallazgos de luces extrañas en las fotos satelitales del Google Earth -en lo cual también Nelson Morales ha indagado mucho- y Daniel Postizzi añadió que algunas manchas brillantes que se ven al recorrer zonas despobladas mediante Google Earth pueden deberse a unas marcas que los mismos desarrolladores de Google realizarían con una llamada “pintura satelital” en lugares inhóspitos del planeta. Según lo averiguado por Postizzi, esas marcas serían prácticamente invisibles a ojo desnudo pero detectables por las cámaras de los satélites, y tendrían por finalidad fijar puntos de referencia en el suelo para luego componer los mapas con mayor precisión.

La única dama de la mesa era Laura Babyaczuk, quien sobre el final del encuentro relató profundas experiencias de orden espiritual, lo cual habla muy bien de la amplia receptividad y contención que ofrece el grupo reunido en RIO54 para que puedan expresarse con libertad los testimonios personales. Ese es uno de los objetivos básicos de RIO54, ser un lugar donde pueden abordarse, en un clima de confianza, temas que difícilmente podrían hablarse en otros ámbitos públicos. También diversos participantes comentaron en la mesa sus observaciones de objetos en el cielo.

Por último se sortearon entre los presentes boletines y revistas aportados por Javier Stagnaro, libros donados por Roberto Banchs y souvenires que trajo Rubén Morales desde Capilla del Monte.

La próxima RIO54 será el 1 de marzo, que corresponde al primer jueves de marzo. Enviaremos un mensaje de recordación unos días antes, porque cuando el primer jueves del mes coincide con el primer día del mes, suele ser motivo de confusión.

Un abrazo a todos y a todas y hasta el 1 de marzo;

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *